Anne-Marie Cornu | Tabakalera - Donostia / San Sebastián

Anne-Marie Cornu

Anne-Marie Cornu (1961) proviene de una práctica de cine experimental que ha llevado poco a poco al campo más amplio de la escultura. Inicialmente, dirigió películas en colaboración con músicos contemporáneos (1). Muy rápidamente, se interesa por los despliegues del cine en el espacio, en su proyección, en las múltiples proyecciones (2). Cuestiona las relaciones que la imagen tiene con su entorno. Esto cambia su ubicación: multiplica, estalla o cambia de escala. La existencia de la obra se adapta a nuestro desplazamiento. Su aprehensión se vuelve espacial, requiere un paseo. Es mediante la observación de la proyección de imágenes y la propagación de sonidos que se dio cuenta de la calidad escultórica y pictórica de estos gestos.

Su gesto se expande a partir de la luz aprehendida como escultura. Juega con la relación entre la superficie plana de las imágenes y la construcción de un espacio tridimensional. Ella piensa constantemente en términos de edición. Le interesa la transformación de la duración del filme cuando las proyecciones invaden los espacios de exposición, con las historias que surgen en cuanto se juntan dos elementos heterogéneos. Ella observa el intermedio, la ruptura, el corte, el ajuste de tensión. Le interesa el vacío que crea el vínculo entre dos imágenes, entre dos objetos, entre dos momentos: estos espacios que separan y permiten la circulación de significado.

En 1993, al comienzo de su práctica, organizó una exposición en el Palais de Tokyo, reuniendo una treintena de instalaciones de cine y video que cuestionaron estos gestos de expansión que encontré transversalmente en diferentes disciplinas, música, danza o artes visuales.

Luego realiza sus gestos en el escenario a través de varias creaciones en colaboración con escritores, bailarines, intérpretes y músicos (Célia Houdart, Yuha Pekkka, Sylvain Prunenec, Alexandros Markeas) que fueron recibidos en la Fundación Gulbenkian en Portugal - The Menagerie of Copa - en el Centro Nacional de Danza - en el Escenario Nacional de Annecy - en la Grande Halle de la Villette - The Mulhouse Spinning - La Gran Galería de Bellas Artes de Rouen - Trienal de Yokohama en Japón).

Desde 2005, ha estado trabajando varias técnicas como la madera, el dibujo y performance acústicas. La explosión de lo digital, le hizo volver a gestos más cerca del cuerpo, sin tecnología.

Ha expuesto en Holanda, Suecia, España, Japón o Francia, Monter Sampler en el Centre Pompidou 2000, Primera Estancia en España 1999, Film Museum en Amsterdam 2004, Trienal de Yokohama 2005, Castello Art Center 5X5, España 2010, La Bienal de Burdeos 2011, ISUS Cabaret en Suecia 2013, Modern Comfort en Poitiers 2013-14, The Snake en Saint-Ouen 2015. En 2016 recibí una beca de la Fundación Nacional de Artes Gráficas y Plásticos para el proyecto. Somsons.

 

(1) musique électroacoustique Véronique Wilmart, répétitive Tom Johson, jazz contemporain Frédéric Firmin et Antoine Hervé, contemporaine Alexandros Markeas

(2) J’ai initié mon travail à partir d’une connaissance approfondie du médium cinématographique. Chef opératrice de formation, j’ai manipulé entre mes mains pendant longtemps des rubans d’images. Je créais des images avec ou sans caméra, par l’impact de la lumière sur le support argentique. J’ai exploré les processus chimiques de révélation des images en développant moi-même mes films et en créant un laboratoire collectif qui existe encore aujourd’hui L’Abominable. J’ai très vite questionné le dispositif historique de projection cinématographique.